Breve historia del dinero

como-se-creo-el-dinero

Desde hace muchos siglos que el hombre se enfrentó a la necesidad de dar valor a las cosas y poder intercambiarlas, para resolver esto, primero surgió el trueque, después el intercambio y luego el dinero.

El dinero es algo que usamos a diario al comprar diversas cosas, pero rara vez nos ponemos a pensar... ¿de dónde surgió el dinero? ¿cómo se pagaban las cosas en tiempos ancestrales? 

Origen del dinero: el trueque

Lo primero que surgió como manera de obtener alimentos y otras cosas fue el trueque, pero poco a poco fue cambiando, ya que se hacía difícil, sobre todo, porque ambas partes debían estar interesadas en los productos intercambiados. Además, debían llegar a un acuerdo en cuanto al valor que tenían dichos objetos para que el cambio fuera equitativo.

Así, el trueque empezó a quedar de lado y evolucionó al dinero.

Evolución del dinero

Generalmente se cambiaban alimentos como la sal, el maíz, el cacao, pescados y carnes por oro, plata y/o bronce. El problema era que estos metales eran muy pesados, porque venían en forma de lingotes. Para pesar estos lingotes se usaba la medida “siclo”, que le daba cierto valor. Por lo tanto, en realidad, el dinero se pesaba, no se contaba.

Fue así como, de acuerdo a lo que pesaba cada lingote, se le fue dando un “valor” y un nombre a cada pieza de esos materiales, como el “denario romano”, origen de la palabra dinero. Con esto, ya podemos hablar del concepto de dinero.

La principal dificultad que surgió en los inicios del dinero es que este tenía que pesarse, por lo que era necesario tener una balanza, pero no todos los comerciantes poseían una. Aquí es donde surge la idea de las monedas.

Las primeras monedas nacieron en la actual Turquía (Lidia en el siglo VII A.C.), de la idea del rey Argos. Los materiales utilizados para elaborarlas eran oro y plata, ya que eran los metales más valiosos en ese momento. Así, se creó un medio más fácil y cómodo para intercambiar productos, quedando de lado granos, lingotes e incluso ganado.

La moneda se fue expandiendo por varias regiones, hasta incluso comenzar a tener símbolos o dibujos en sus caras. De hecho, uno de los primeros en tener su cara en una moneda fue Alejandro Magno.

Como las monedas eran pesadas y había que transportarlas, se hacía un poco complicado su manejo. Además, existía el riesgo de que fueran robadas. Así fue que nacieron los billetes, como una forma de recibo que se daba para intercambiar objetos. 

Papel moneda: primeros billetes

En el siglo XI comenzaron a aparecer los primeros billetes de la mano del emperador mongol Kubali Khan. En este caso, los billetes eran certificados sobre la existencia de un depósito de oro en un banco, lo que se asimila a lo que conocemos hoy en día como un cheque.

El uso del billete continuó expandiéndose. En Europa, los primeros billetes aparecieron en Suecia en el año 1661, impresos por el cambista Johan Palmstruch, que los entregaba como recibo o resguardo a quienes depositaba oro o plata en el Banco de Estocolomo.

A España llegaron en 1780 durante el reinado de Carlos III y su uso se popularizó rápidamente por ser mucho más cómodos de llevar que las monedas. Así, no hacía falta cargar con la famosa bolsa llena de monedas, mucho más llamativa y pesada.

El cheque, por su parte, surge de la práctica bancaria de Inglaterra en el siglo XVIII, pero recién en el siglo XIX comenzó su reglamentación legal. Es en Inglaterra donde se dicta la primera Ley de cheques en 1852. Le sigue Francia en 1865 y el ejemplo es seguido por los demás países.

Origen de las tarjetas de crédito

A medida que avanzaban los años, se necesitaron formas más fáciles y rápidas de tener dinero y adquirir diversas cosas. Así es como en 1914 se originan las tarjetas de crédito desde la compañía Western Union, donde ofrecían a seleccionados clientes una tarjeta que les permitía tener una línea de crédito sin ningún cargo.

Ya hacia el 1958 se creó la BankAmericard (hoy la conocemos como VISA) y la Interbank Card Association (que hoy es conocida como MasterCard). En el mismo año American Express lanzó su primera tarjeta de crédito de papel, pero un año más tarde fue reemplazada por el plástico.

Historia del dinero en Chile

El 1 de octubre de 1743 el Rey de España, Felipe V, creó la Casa de Moneda de Chile, la cual inició sus actividades en la calle Huérfanos esquina con Morandé. Las primeras monedas fueron entregadas el 10 de septiembre de 1749

Con la llegada de Chile a la independencia, las monedas debían mostrar una nueva imagen acorde con la de una nación libre, eliminando las antiguas efigies del rey y el escudo español. La primera de estas monedas era el peso de Coquimbo, que data de 1817. Su anverso mostraba la analogía de un Chile cual volcán en plena erupción, rodeado de la inscripción "Chile Independiente".

Ya en 1925 es cuando abre el Banco Central de Chile, organismo que será el encargado de la emisión de monedas y dinero en medio de un escenario donde se estaba llegando a una modernización económica.

De los escudos a los pesos, Chile también ha tenido diversos cambios en sus monedas y billetes. De a poco fueron apareciendo los billetes de $2.000 y el de $20.000, así como la moneda de $500 que reemplazó al billete del mismo valor. Hoy día, los billetes incluso tienen la teconología idonea para que personas no videntes puedan reconocerlos.

El futuro del dinero

Podemos ver cómo el dinero ha evolucionado en el tiempo según las diferentes necesidades que ha tenido el hombre. Actualmente, tenemos nuevas monedas como los bitcoins o nuevas formas de pago en línea, no sabemos hacía dónde irán orientadas las nuevas tecnologías, pero lo cierto es que el dinero seguirá progresando.

¿Te ha parecido interesante?

Comparte este articulo

¡Hazte cliente online!

Ya puedes ser cliente al crear tu cuenta de manera rápida, fácil y 100% digital.

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí