La fórmula del ahorro

A veces pareciera que ahorrar está fuera de nuestras posibilidades, pero la verdad es que en la mayoría de los casos sí se puede ahorrar, aunque sea un monto pequeño.

Diversos estudios concluyen que las personas no ahorran por carencia de ingresos disponibles y por falta de una cultura financiera. Sin embargo, siempre se puede ahorrar, independiente de la magnitud del monto.

Algunas personas no saben cómo ahorrar, aun cuando lograrlo es posible. Se requiere hacer un esfuerzo extra al principio para generar un nuevo hábito. Esto no se consigue de un día para el otro, sino que con constancia.

Obviamente, al momento de planificar el monto a ahorrar tenemos que considerar gastos como el arriendo o el dividendo, los servicios básicos como el agua y la luz, y las compras de supermercado. Lo importante es pensar en el ahorro de una manera diferente a lo habitual… con esto nos referimos a la fórmula del ahorro.

Conozcamos la fórmula del ahorro

La gran mayoría de las personas que tienen dificultades en sus finanzas personales y familiares usan la siguiente fórmula:

formula-ahorro-1_1.jpg

Esta es una ecuación errónea ya que por lo general, el recurso que sobra siempre es poco o nada.

La fórmula que debe emplearse para iniciar un plan de ahorro es:

formula-ahorro-2_0.jpg

Esta es la fórmula inteligente para poder ahorrar, aunque implique un ajuste en los gastos mensuales. De esta forma, debemos pensar de una manera distinta, pues antes de iniciar los gastos mensuales debes destinar una fracción a ahorro. Esto debe ser una rutina tan firme, que este recurso no puede ser considerado como parte de los ingresos cotidianos.

En otras palabras, no podemos contar con el monto que decidamos ahorrar. Por ejemplo, si mi plan es ahorrar $30.000 mensuales, no puedo considerar estos $30.000 como parte de mis ingresos mensuales, pues eso se destinará a ahorro incluso antes de comenzar con los gastos rutinarios. La meta de ahorrar en tanto se recibe el sueldo mensual, es una de las claves del éxito financiero de las personas y las familias.

Otra clave del éxito financiero: tener una meta financiera definida

Nadie se embarca en un bote sin tener un rumbo fijo, sin tener claro a qué puerto quiere llegar. De la misma forma, si no tenemos claras nuestras metas financieras, no tenemos un rumbo. Esto significa que es muy fácil gastar dinero en cosas de las cuales nos podemos arrepentir después. Ahora bien, si estamos ahorrando para comprar una casa, para pagar la educación de nuestros hijos, para comprar un auto o para tener un retiro cómodo, entonces tenemos claro dónde queremos llegar. El tener un objetivo nos ayuda a mantener un enfoque y le dan sentido a nuestro ahorro. Además nos ayuda a planificar el monto a ahorrar periódicamente, a crear el hábito de ahorro y mantener nuestra disciplina.

Por último:

formula-ahorro-3_0.jpg

 

¡No te pierdas las novedades!

Suscríbete para recibir información financiera y las recomendaciones de nuestros expertos.

Da el primer paso hacia tus sueños

Contacta a un asesor y comienza a construir el futuro que quieres...

Protege la universidad de tus hijos

28 de Septiembre de 2016

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí