Te informamos que nuestro sitio de clientes se encontrará en mantención hasta las 8:00 horas del domingo 5 de abril, por lo que no podrán realizarse transacciones. Lamentamos los inconvenientes que esto pueda ocasionar.

 

Nuestras sucursales a lo largo del país estarán abiertas de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 horas, con excepción de sucursal Las Condes (Apoquindo #3.600). Ayudemos a evitar contagios, realiza tus trámites a través del sitio web, o llámanos al 800 20 10 02. Ver más

 

 

 

 

Valentín Carril
Economista Jefe para Latinoamérica, Ingeniero Comercial y Magíster de la Pontificia Universidad Católica. 30 años de experiencia. Magíster en Economía de la Universidad de Minnesota.

Evaluación de los principales riesgos a la Economía Mundial

23 de Abril 2019 - 6 mins de lectura

La clasificación de riesgo de China, la reducción del tamaño del balance del Banco Central de los Estados Unidos, si bien son riesgos acotados, no quiere decir que no existan.

La reciente rebaja en la clasificación de riesgo asignada por S&P a China volvió a encender las alarmas en los mercados hoy, aunque la reacción fue de tranquilidad. La preocupación por el rápido crecimiento de la deuda en ese país existe desde hace por lo menos unos cinco años y se ha profundizado en los últimos trimestres. Sin embargo, es importante considerar varios factores. Uno muy importante es que la gran mayoría de la deuda es interna, lo cual la hace en general menos compleja de manejar en una eventual situación límite. La otra, es que el gobierno consolidado de ese país tiene grandes reservas en moneda extranjera y que el sistema bancario es estatal, lo que haría el manejo de una eventual crisis más expedito. Por lo tanto, en estos momentos quizás lo más riesgoso no es una crisis, sino una lenta reducción del ritmo de crecimiento del crédito y al mismo tiempo del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), lo cual es negativo para la economía mundial y en especial para los emergentes, pero no una razón de preocupación extrema.

El otro riesgo que tiene atento a los mercados es la posibilidad de que la reducción del tamaño del balance del Banco Central de los Estados Unidos (Fed) provoque un estancamiento o algo peor en la economía de ese país, afectando naturalmente a todo el mundo. Este temor es parecido al llamado “berrinche” de los mercados ante los primeros indicios de que el Fed se preparaba para moderar su expansión monetaria cuantitativa, en mayo del 2013. Finalmente, cuando el Fed sí inició su proceso de ajuste, lo hizo de manera muy gradual y ordenada, sin causar ninguna dificultad a la economía. Creemos que en esta oportunidad nuevamente el Fed será cauteloso y no causará desajustes. Pensar lo contrario requiere suponer no sólo que el Fed equivoca su política, sino que persiste en ese error.

Lo anterior, quiere decir que los riesgos antes mencionados parecen ser de magnitud relativamente acotada, pero ciertamente no quiere decir que no existan. Asimismo, existen otros riesgos potenciales por lo que Principal siempre recomienda diversificar los portafolios de inversión, la mejor forma de moderar el posible impacto tanto de riesgos conocidos como riesgos que en este momento no estén en el “radar” de los inversionistas.

Comparte este articulo

Añadir nuevo comentario

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí