¡Tu futuro depende de tus decisiones de hoy!

¡Tu futuro depende de tus decisiones de hoy!

En esta época del año, algunas empresas entregan un bono a sus trabajadores por su desempeño del año anterior. Esto es una oportunidad para mejorar tu pensión y aprovechar, al mismo tiempo, importantes beneficios tributarios.

¿Y cómo puedes hacerlo?

En primer lugar, invirtiendo en Ahorro Previsional Voluntario, el famoso APV.

¿Sabes qué es el APV?

El APV es mecanismo de ahorro que te permite complementar lo que ahorras obligatoriamente en la AFP para tu pensión.

Hay distintos tipos de beneficios tributarios1 para el APV:

  • El Régimen B) te permite pagar menos impuesto a la renta, ya que el ahorro se rebaja de tu renta imponible. Puedes hacerlo a través de un aporte directo y verás reflejado el beneficio una vez al año en tu próxima Declaración de Renta; o bien puedes hacerlo a través de un descuento por planilla con tu empleador y ver reflejado el beneficio mes a mes en tu liquidación de sueldo. Te recomendamos escoger el régimen B) si tu renta tributable mensual es de $3.500.000 o superior, o bien si tu tasa marginal de impuesto a la renta es superior a 15%.

    De esta manera, estarás construyendo una mejor pensión y además pagando menos impuestos hoy.
     
  • El Régimen A) es un incentivo al esfuerzo de ahorrar para la pensión, en que el Estado te entregará anualmente una bonificación de un 15% de lo que ahorraste durante el año con tope igual al menor valor entre 6 UTM anuales y la suma equivalente a 10 veces el total de las cotizaciones obligatorias realizadas dentro de ese mismo año por el trabajador. Este beneficio es muy atractivo para personas de renta tributable inferior a $3.500.000, o bien con tasa marginal de impuesto a la renta inferior al 15%.

Otra herramienta muy atractiva para invertir son los Depósitos Convenidos. ¿Habías escuchado sobre este beneficio?

Los Depósitos Convenidos también tienen como objetivo exclusivo mejorar tus ahorros para la pensión, y a diferencia del APV, lo que ahorres no se considera como parte de tu renta o ingreso, lo que significa que ese monto no  pagará impuesto a la renta.

Para poder hacerlo, lo primero que debes hacer es conversar con tu empleador y hacerle saber que quieres recibir este ingreso como un Depósito Convenido. Es muy importante que esto lo hagas antes de recibir el dinero, ya que de lo contrario te será entregado como remuneración y por lo tanto deberás pagar el respectivo impuesto.

Te recomendamos analizar tu situación con tu asesor para que juntos definan qué es lo mejor para tu caso. Tanto con el APV como con Depósitos Convenidos aprovecharás grandes beneficios, haciendo crecer tu dinero en el tiempo y construyendo una mejor pensión futura.
 

La decisión es ahora. ¡Tu futuro depende de tus decisiones de hoy!
 
 

n1_apv.png

 
1. Opción Tributaria a): Para acceder al Beneficio Fiscal del 15% de su aporte, el trabajador debe manifestar su voluntad de acogerse al régimen tributario a) de APV establecido en el artículo 20L del D.L. 3500  (ahorro después de impuestos). El aporte del 15% tiene como tope el menor valor entre 6 UTM anuales y la suma equivalente a 10 veces el total de las cotizaciones obligatorias realizadas dentro de ese mismo año por el trabajador. Este monto será depositado por la Tesorería General de la República directamente en su cuenta de APV en Principal una vez al año.
Opción Tributaria b): Para acceder al Beneficio de Disminución de la Base Imponible, el trabajador debe manifestar su voluntad de acogerse al régimen tributario b) de APV establecido en el artículo 20L del D.L. 3500 (ahorro antes de impuestos). Una proporción entre el 4% y 35% del monto de ahorro realizado es financiada por el Estado en la forma de un menor pago de impuestos (el trabajador se acoge a los beneficios tributarios contemplados en el artículo 42 bis de la Ley de Impuesto a la Renta). Los retiros que no estén destinados a anticipar o mejorar la pensión, estarán afectos a un impuesto único que se calculará de acuerdo a lo establecido en el artículo 42 bis Nº 3 de la Ley de Renta.
El monto total de los aportes acogidos a uno u otro régimen no puede exceder las 600 UF.
Los depósitos convenidos que se enteren en una AFP o Institución Autorizada no se consideran renta para fines tributarios por la parte que no exceda de un monto máximo anual de 900 UF por cada trabajador, según lo establecido en el artículo 20 inciso 3° D.L. 3.500.


2. Información a diciembre de 2017. AUM Chile total incluye activos AFP Cuprum. Fuente: CMF y Asociación de Fondos Mutuos.


La rentabilidad es fluctuante, por lo que nada garantiza que las rentabilidades pasadas se mantengan en el futuro. Los valores de las cuotas de los fondos mutuos son variables.

 

¡No te pierdas las novedades!

Suscríbete para recibir información financiera y las recomendaciones de nuestros expertos.

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí