Tips para ahorrar en la década de los treinta y no morir en el intento

tips-para-ahorrar

Con pequeños cambios a la hora de manejar tus ingresos, puedes comenzar a ahorrar desde los treinta años.

Seguro que has escuchado varias veces eso de que los treinta son los nuevo veinte, los treinta los nuevo cuarenta y así sucesivamente hasta que uno ya no sabe muy bien a qué generación pertenece ni qué se espera de él en los distintos ámbitos de la vida: trabajo, educación, familia, ahorro...

En ese sentido, es importante que cada generación sepa en qué cosas está al debe y cómo aplicando pequeños cambios en el día a día puede mejorar su calidad de vida y su bienestar económico tanto a corto como a largo plazo. 

Diversos estudios internacionales ponen de manifiesto la poca educación financiera que han recibido las personas nacidas a partir de los años ochenta y por eso queremos compartir contigo algunos consejos para ahorrar dinero.

Utiliza la tecnología a tu favor, apps para ahorrar

Más allá de poder consultar Instagram a cada rato y estar en constante contacto con nuestros amigos a base de gif y stickers, otra de las ventajas de que el celular sea una extensión más de nuestro cuerpo es el acceso al increíble mundo de la tecnología. Hoy día existen aplicaciones financieras de todo tipo que te ayudan a controlas tus gastos.

Controla tus finanzas ¡y no al revés!

Lo ideal es tener claridad de cuánto dinero te entra al mes (tu sueldo, básicamente) y cuánto sale, sumando gastos fijos (arriendo/hipoteca, transporte, auto, educación etc.) e imprevistos. A este ejercicio se le llama, sin ir más lejos, presupuesto mensual; y a partir de ello intentar, cada mes, ahorrar, aunque solo sean $10.000. Ahorrar es un hábito, así que todo es empezar. Además, la emoción de ver cómo la plata va creciendo ¡es adictiva!

Endeudarse o no endeudarse, esa es la cuestión

En este punto es importante desmitificar el hecho de que endeudarse siempre es malo. En sí, no tiene por qué serlo; una deuda buena (o constructiva, como algunos la llaman) es, por ejemplo, una hipoteca o el crédito que pides para emprender. 

Sin embargo, las deudas destructivas, como es el uso irresponsable de la tarjeta de crédito, por ejemplo, son las que debemos evitar y entender que no son una extensión del sueldo, ni tampoco un ingreso adicional, sino una plata que en algún momento tendremos que devolver y seguramente a un precio muy alto.

¡Atrévete a invertir online!

Atrás quedan esos tiempos en que invertir era cosa de hombres serios vestidos con terno. Hoy día empresas como Principal te dan la posibilidad de invertir 100% online, sin trámite ni papeleos. Además, las barreras de salida son cada vez más sencillas y no hay un monto mínimo para empezar a invertir. ¿A qué estás esperando?

Encuentra nuevas formas de ahorro

Si crees que no tienes capacidad para ahorrar, no te preocupes… a todos nos pasa. Lo importante es que seas creativo y pienses en cómo reducir gastos más que en aumentar los ingresos. Por ejemplo, puedes tomar la decisión de no pedir delivery de lunes a jueves o reducir el consumo de taxi, Uber y Cabify y ocuparlos solo durante el fin de semana. Llevar tu propio almuerzo a la oficina ¡también es una buena forma de ahorrar y súper simple!

¿Ahorrar para la pensión a los 30?

A los treinta y tantos años uno se ve y siente tan joven… que ni siquiera piensa en que llegará un día en que deberá jubilarse. Sin embargo, ese día llegará y es por eso por lo que debemos destinar una parte de nuestros ahorros a inversiones de largo plazo. Pensándolo bien, ¡sería una tontería no aprovechar la época más productiva de nuestra vida para ahorrar! ¿Conoces el APV y sus beneficios tributarios?

¿Quieres empezar a ahorrar?
 

Comparte este articulo

Invierte en APV, invierte en ti

Ya puedes ser cliente al crear tu cuenta de manera rápida, fácil y 100% digital.

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí