Nuestras sucursales a lo largo del país estarán abiertas de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 horas, con excepción de sucursal Las Condes (Apoquindo #3.600). Ayudemos a evitar contagios, realiza tus trámites a través del sitio web, o llámanos al 800 20 10 02. Ver más

 

 

 

 

Importancia de ahorro en niños

¿Cuántas veces nos hemos preguntado si estamos manejando bien nuestras finanzas personales? ¿Le dedicamos el tiempo que realmente necesitan?

Es por esto que es muy importante que a nuestros niños desde pequeños les inculquemos hábitos y hagamos de este tema algo cotidiano para que se vayan familiarizando.

Lo que proponemos es que comencemos a hablarles de la importancia del ahorro y la mejor forma de hacerlo es con el ejemplo. Así como todo, la educación financiera comienza en casa, entonces debemos tratar de incorporar a temprana edad el hábito del ahorro y generar conciencia del dinero y su valor.

 

grafico1_10.png

 

¿Cómo partimos?

  • Partamos conversando de cosas cotidianas, por ejemplo, expliquemos que las cuentas de la casa, la ropa, la comida que compramos en el supermercado, se costean gracias al trabajo de los padres y aprovechamos de explicar el concepto del sueldo. El objetivo es explicar que las cosas tienen un valor y que todo lo que se compra conlleva un esfuerzo. Luego de eso y en ese orden, podemos comenzar a hablarles del ahorro.

 

grafico2_5.png

En este punto es importante explicarles la diferencia entre un deseo y una necesidad, el primero por ejemplo puede ser un juguete, mientras que lo segundo puede ser un set de lápices para que puedan hacer sus tareas o una bicicleta para realizar actividad física.

 

Cuando les hablamos de ahorro, podemos hacerlo con el concepto de guardar; para qué comerse todas las galletas hoy, si mañana podré seguir disfrutando. Motivémoslos con actividades: por ejemplo un buen regalo inicial es el tradicional chanchito de greda, el que pueden pintar ellos mismos o, ¿por qué no una alcancía fabricada también por ellos? Fomentemos en ellos la capacidad de alcanzar metas a través de su esfuerzo.

 

De esta forma en la medida que los niños van creciendo, tomarán consciencia de la importancia de ahorrar. Así una vez enfrentados a la adultez, podrán estar financieramente mejor preparados para enfrentar imprevistos, pero también muchísimo mejor preparados para poder cumplir sus proyectos y enfrentar una jubilación producto del hábito y la planificación.Motivemos también a los adultos de la familia a predicar con el ejemplo, no compremos cosas innecesarias, preocupémonos de cotizar y buscar alternativas y que ese ejercicio sea evidente para los niños. Inculquemos en ellos la curiosidad para que en el futuro sean capaces de cuestionarse por qué un mismo producto o servicio puede tener distintos precios. En la casa, apaguemos las luces, la televisión o la radio, cuando no se necesitan y no compremos nada que no sea necesario.Cuando les hablamos de ahorro, podemos hacerlo con el concepto de guardar; para qué comerse todas las galletas hoy, si mañana podré seguir disfrutando. Motivémoslos con actividades: por ejemplo un buen regalo inicial es el tradicional chanchito de greda, el que pueden pintar ellos mismos o, ¿por qué no una alcancía fabricada también por ellos? Fomentemos en ellos la capacidad de alcanzar metas a través de su esfuerzo.

 

Lo que proponemos es

lograr un bienestar y equilibrio financiero.

Comparte este articulo

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí