Nuestras sucursales a lo largo del país estarán abiertas de lunes a viernes de 9:00 a 13:00horas, con excepción de sucursal Las Condes (Apoquindo #3.600). Ayudemos a evitar contagios, realiza tus trámites a través del sitio web, o llámanos al 800 20 10 02. Ver más

 

De arrendatario a dueños

Conoce las señales que indicaríanque ya es hora de dejar de arrendar

¿Quién no ha escuchado alguna vez decir que arrendar es como tirar el dinero por la basura cuando podrías estar utilizando esa misma cantidad en pagar tu propia casa o departamento? Por otro lado, otros dicen que hay mejores formas de invertir y que al convertirte en dueño, renuncias a la flexibilidad.

Lo cierto, es que en Principal Connect queremos mostrarte algunas señales de que podría ser el momento de pensar en convertirte en propietario.

Se debe considerar que tomar la decisión de comprar o arrendar debe hacerse luego de un sincero análisis sobre la capacidad financiera de cada uno, de esta forma se estarán evitando futuros problemas como tener deudas que no se pueden pagar. Sin embargo, hay varias consideraciones que pueden hacer que la elección sea mucho más fácil, acá te indicamos cinco señales de que estás listo para adquirir una casa o departamento.

grafico1_4.png

  1. En realidad sueñas con tener tu propio espacio.

    Si eres de los que disfruta de la decoración a medida, tienes ganas de poner muebles definitivos, colgar cuadros y armar espacios, la compra podría ser una buena opción. Ser dueño requiere de una gran inversión de tiempo, además de la financiera, es una responsabilidad que conlleva mantenimiento y reparaciones de fines de semana, es decir harta dedicación de tiempo. Dicen que uno nunca termina de hacer todo en la casa. Si estás dispuesto a lo descrito anteriormente, considera entonces que es un “check” para convertirte dueñ@. Si por el contrario, si eres de los que prefiere no tener que hacerse cargo de mantenimientos y preferirías llamar al arrendador para que maneje los problemas cuando surjan, quizás, estés perfecto como arrendatario y esa es la mejor opción para ti en este momento.

  2. Ya has ahorrado para dar el pie.

    Después de tomar la decisión, el siguiente paso es ahorrar el 20% del valor total que tenga la propiedad que quieres comprar, ya que actualmente los bancos están financiando el 80%. Entre más juntes es mejor, ya que podrás pagar menos intereses en el tiempo. Por otro lado, si aún no estás listo financieramente, puedes aprovechar tu flexibilidad como arrendatario y buscar un compañero, también conocido como roomie, para vivir juntos, compartir gastos y aprovechar de ahorrar para el pie de la propiedad que alguna vez querrás comprar.

  3. Tu presupuesto alcanza para todos los gastos extras.

    El pago del crédito hipotecario es solo uno de los costos de la vivienda, además debes considerar el pago de contribuciones, seguros, gastos comunes y mantenimiento. En general los bancos consideran que con tu sueldo o el de tu núcleo familiar, se pueden solventar estos gastos antes de entregar el crédito hipotecario y que el dividendo no debiera superar el 25% de tu sueldo líquido mensual. Si aún no tienes esa capacidad, no te aflijas, sigue ahorrando, junta más pie y así pagarás un menor dividendo.

  4. Has encontrado el lugar perfecto en el que te gustaría estar por años.

    Decidir en qué lugar comprar debe considerar diversos factores, como por ejemplo la conectividad, la cantidad de servicios cerca, tener colegios cerca si tienes hijos, la seguridad, la plusvalía, etc. Si se dan estas condiciones y encontraste un lugar que te encantó, estás listo para echar raíces y quedarte por un largo tiempo.

  5. El arriendo es el mismo monto que el dividendo.

    Si siempre has soñado con ser propietario y actualmente estas arrendando, cuentas con dinero para financiar el 20% del pie y el monto del arriendo sería similar al monto de lo que te costaría un dividendo ¡bingo! Es momento de dar el paso y convertirte en un flamante propietario.

Comienza a ahorrar hoy mismo,mientras antes mejor.

¿Sabías que el tiempo juega a tu favor a la hora de ahorrar?

Así es, gracias al interés compuesto, el tiempo genera intereses sobre intereses, lo anterior se conoce como el efecto bola de nieve y alguna vez hasta Albert Einstein se refirió a este maravilloso descubrimiento.

Comparte este articulo

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí