¿Qué estrategia de inversiones aplicar para enfrentar el cierre de año?

Economía actual e inversiones

Se acerca fin de año y con este un análisis de cómo ha variado la economía durante 2021 y cómo ha afectado a las inversiones.

Un 2021 dinámico y desafiante para las inversiones

Terminando septiembre, nos preparamos para enfrentar el último trimestre y con ello cerrar el presente año 2021, período que se ha presentado especialmente dinámico y desafiante en términos de inversiones.

El escenario que se ha ido configurando durante este año, es uno de:

  1. Mayor control de la pandemia, aun cuando se continúan produciendo rebrotes.
  2. Recuperaciones económicas a distintas velocidades, asociadas a los avances en procesos de vacunación y consiguientes aperturas de las economías, con mercados desarrollados bastante más avanzados que los emergentes.
  3. Mayores presiones inflacionarias producto de los abultados planes de estímulos, paquetes de ayuda fiscal y políticas monetarias bastante expansivas.
  4. Dudas respecto de lo apropiado y del momento más oportuno para comenzar a retirar dichos estímulos. Adicionalmente, lo anterior se ha visto condimentado con una volatilidad importante ante el caso Evergrande y en el plano local, frente a un período en el que el ámbito político ha generado mayor incertidumbre.

Estado de la situación a nivel macroeconómico y mercados financieros

Una vez se lograra controlar la pandemia y la evolución de las tasas de contagios, uno de los grandes temas ha sido respecto del timing en que la Reserva Federal de Estados Unidos comience con su proceso de reducción de compra de activos y cuándo podría darse también un endurecimiento de su política monetaria a través de alzas de tasas. En su última reunión, la Reserva Federal comunicó que podría ya comenzar a observarse una reducción del ritmo de compra de activos en el mes de noviembre, siempre que las condiciones de mejora se sigan mostrando como hasta ahora, reducciones que podría extenderse hasta mediados del próximo año. En materia de tasas, el mensaje sonó tranquilizador, en el sentido de señalar que, aun cuando comenzara una reducción del ritmo de compras de activos, el umbral respecto del cual comience un endurecimiento de la política monetaria aún está lejos de producirse. Lo anterior fue complementado con nuevas proyecciones económicas, en donde la FED espera que el crecimiento del año 2021 se ubique en un 5,9%, por debajo del 7,0% estimado en junio, mientras que la inflación alcanzaría un 4,2%, pero ésta se reduciría a 2,2% hacia 2022, lo que podrían reflejar cierto control.

Estos anuncios despejarían ciertos temores de cara a los meses venideros, lo que podría insuflar mayor optimismo a nivel de mercados, sin embargo, hay que considerar que las bolsas estadounidenses ya presentan alzas relevantes transando a múltiplos algo mayores, lo cual hasta ahora se encuentra respaldado, entre otras cosas, por resultados corporativos bastante positivos. Prueba de lo anterior, es que en el último período de resultados, en promedio las empresas norteamericanas reportaron utilidades que sorprendieron positivamente en un 10,7% por encima de lo estimado. No obstante lo anterior, las continuas mejoras de resultados serán cada vez más desafiantes por mayores bases de comparación, mientras que la reforma tributaria que se estaría presentando en Estados Unidos y que subiría la tasa de impuestos corporativos, podría restar vigor a las bolsas norteamericanas.

En este sentido, asoma como un destino con algo más de espacio Europa desarrollada, que cuenta con avances importantes en materia de tasas de vacunación y con cierto retraso respecto de la recuperación. Las mejoras a nivel económico de la zona euro, se hacen visibles en cifras que evidencian un fuerte repunte en la actividad industrial, alcanzando niveles similares a los registrados antes del estallido de la crisis sanitaria.

Situación de la economía mundial

Respecto del mundo emergente, éste se ha visto algo afectado las últimas semanas, entre otras cosas, por una desaceleración de la economía china que se ha ido profundizando, en parte, por restricciones impuestas para controlar algunos rebrotes de Covid 19 y por tasas de inversión más bajas. También ha introducido algún ruido a los mercados, que ha afectado también a otros países asiáticos, el impulso que han llevado adelante las autoridades chinas en términos de mayores regulaciones a sectores como el tecnológico, educacional o inmobiliario. Relacionado a este último, el caso Evergrande ha incrementado la incertidumbre por los potenciales efectos que podría implicar una posible entrada en default de la gigante inmobiliaria, con la consiguiente inestabilidad para los mercados.

Latinoamérica, por último, se encuentra inserta en sus propios problemas, la mayor parte de ellos ligados a incertidumbres por el lado político. Respecto de esto, el caso de Chile es especialmente incierto, en medio de un año electoral y con la convención constitucional trabajando para presentar una nueva Constitución.

Impactos de este escenario en estrategia de inversiones

Dado el escenario que se está dibujando, creemos que sigue siendo un momento más propicio para la renta variable en desmedro de la renta fija, privilegiando los mercados desarrollados y en donde Estados Unidos y Europa se presentan como destinos atractivos, debiendo hacerse de manera progresiva un rebalanceo más enfocado hacia este último. Respecto de mercados emergentes, parece razonable subponderar la exposición en Asia emergente y Latinoamérica por las dificultades antes descritas y a la espera de mayores certezas. En términos de renta fija, ambientes inflacionarios y con amenazas de mayores tasas, hacen privilegiar duraciones menores mientras que, a nivel de selectividad, instrumentos high yield y de mercados emergentes podrían tener cierto mayor espacio a nivel de spreads.

Dados los desafíos que se presentan, sumado a eventos que pueden introducir dosis adicionales de volatilidad en los meses que quedan de cara al cierre de año, resulta fundamental contar con carteras de inversiones apropiadas tanto en términos de objetivos de inversión y de perfil de riesgo de cada individuo. Para lo anterior, la diversificación adecuada de las carteras es prioritario, para prevenir el que, algún evento puntual o difícil de anticipar, pueda poner en riesgo los objetivos fijados.
 

Jorge Herrera Álvarez, Jefe Estrategia de Inversión AGF
Ingeniero comercial, Máster en Bolsa y Mercados Financieros (IEB), España.

 

Quiero invertir

 

La información en este documento no debe ser considerada como un consejo o recomendación para la adquisición o venta de valores.  La rentabilidad pasada no es un indicador confiable de la rentabilidad futura y no resulta confiable para adoptar decisiones de inversión.  La rentabilidad de las inversiones es variable.  Principal no garantiza la exactitud de la información, la que no debe ser entendida como una recomendación de inversión ni como un pronóstico cierto o proyección de rentabilidad.  Esta información no pretende representar el funcionamiento de ninguna inversión en particular.
 

¡Hazte cliente online!

Ya puedes ser cliente al crear tu cuenta de manera rápida, fácil y 100% digital.

Este sitio fue optimizado para Explorer 9 en adelante, si quieres visualizarlo correctamente puedes actualizar tu navegador aquí